Fortaleciendo desde adentro a las organizaciones sociales


Cuando se promulgó el Decreto Ejecutivo No. 982 (D982), la mayoría de las organizaciones de la sociedad civil del Ecuador lo veían como una normativa de corte administrativo. Sin embargo, pronto se hizo evidente que este decreto también modificaba las relaciones de poder con el Estado.

Las organizaciones de la sociedad civil del Ecuador comenzaron a reunirse para definir una estrategia frente al decreto. Desde los primeros encuentros fue claro que faltaba una plataforma que representara al sector y que permiitera coordinar acciones.

Por ello y buscando mejorar la normativa, se tomó la decisión de conformar el colectivo de organizaciones de la sociedad civil del Ecuador. Desde allí, se decidió realizar el primer proceso de Rendición Colectiva de Cuentas en Ecuador para evidenciar los niveles de transparencia del sector. El Informe fue coordinado por Grupo FARO e hizo visible que la labor de las organizaciones ecuatorianas benefician a 2.6 millones de personas.

Para formalizar el trabajo del colectivo, en enero de 2013 se creó la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones de la Sociedad Civil (CEOS), una organización de tercer nivel que aglutina tanto a organizaciones como a redes buscando apoyar al sector en procesos de fortalecimiento organizacional y promoción de diálogos con el Estado para contribuir con el mejoramiento de las políticas públicas del Ecuador. Grupo FARO fue designado como primer presidente de la Confederación en reconocimiento a cuatro años de un liderazgo que buscaba fortalecer a la sociedad organizada, construir conjuntamente con el Estado una nueva normativa y fomentar espacios de colaboración con las universidades, las instituciones públicas y el sector privado.